Kadriorg y el festival de las luces de Tallin

Kadriorg es otra de las formas que tiene Tallin para embrujarte. Ya te advertimos que si viajas hasta aquí corres un alto riesgo de querer quedarte para siempre. Pues como te decíamos el parque de Kadriorg es una baza más.

Se empezó a construir en 1718 por orden de Pedro El Grande.  Literalmente quiere decir el Valle de Catalina y hoy día da nombre a una zona residencial de Tallin en la que se mezclan edificios de estilo Escandinavo con casas de madera rehabilitadas, algo que sobre el papel puede no sonar muy bien pero que una vez esta allí provoca una sensación muy especial. Llegar es bastante fácil, te colocas en Narva Mantee de espaldas al casco antiguo y comienzas a andar. Mejor si vas por la acera de la derecha, la de los pares, la acera que tiene el hotel Sokos y Viru Keskus.

Comienza a andar hasta que pases Tallinna Ülikool (Universidad de Tallín) que quedará a tu izquierda. Sigue andando y también a tu izquierda tendrás la Iglesia episcopaliana. Justo en ese momento y siempre por la acera de la derecha la calle se bifurca y aparece la calle Lydia Koidula. Síguela hasta el final y entrarás te darás de bruces con Kadriorg. Como anécdota te contamos que en esta calle esta una de las joyas de la estonia moderna. Se trata de Archimedes, una fundación que coordina la implementación de programas educativos y de investigación en Estonia.

Al entrar en el parque de Kadriorg por esta dirección lo primero que verás a mano izquierda es un precioso lago, siguiendo el camino, que a estas alturas comienza a ser una cuesta, lo primero verás en museo y más adelante y perfectamente indicado el Palacio de Kadriorg que se trata de un precioso edificio del siglo XVIII de estilo barroco pretino, que era el estilo usado en San Petersburgo. Actualmente es la residencia oficial del presidente de Estonia.

Pero el parque tiene más rincones, puedes visitar KUMU que es museo de arte de Estonia y que hay que visitar aunque solo sea por ver el edificio que lo alberga. También encontraras la casa museo de Pedro el Grande que sorprende por sus dimensiones ya que no es muy grande pero que rebosa encanto por todos sus rincones. El parque es una delicia en cualquier época del año. En verano con 18 horas de luz el parque es espectacular encontraras mucha vida en él, familias con niños, gente haciendo deporte. En invierno, nevado cuando podrás disfrutar de uno de esos paisajes nevados de ensueño que solo Estonia es capaz de regalar.

El valgus kõnnib kadriorus

Y si visitas Tallin a mediados de septiembre estas de suerte porque se celebra valgus kõnnib kadriorus (festival de la luces de Kadriog). Que no es más que la despedida del verano. Ese día la atmósfera se torna especial, iluminan los caminos del parque con velas y hay música. Todo esto te generará un recuerdo difícil de olvidar y muy posiblemente te acuerdes de Descubre Estonia que te prevenía del embrujo de Tallin.

Pero sabes que te encantará, disfrutarás y pensarás que has tenido suerte de que te hayan hechizado.

 

 

1 comentario en “Kadriorg y el festival de las luces de Tallin”

  1. Pingback: 7 cosas (alternativas) que ver en Tallin para conocer Estonia un poco mejor

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *