Jaan Kaplinski, un intelectual siempre crítico y rebelde.

 

Jaan Kaplinski, es un intelectual con mayúsculas. En cualquier semblanza que veas por internet te darán los típico datos biográficos para decirte que es escritor, filósofo y poeta. Decir eso es quedarse corto demuestra un completo desconocimiento del personaje porque Kaplinski transciende a todo eso.

Su vida

Dicho esto y como estoy escribiendo una semblanza breve te voy contar algunos apuntes de su vida. Nació el 22 de Enero de 1941 en Tartu, de madre estonia y padre polaco al que los soviéticos internaron en un campo de trabajo donde murió en 1945.

Ademas de escribir Jaan Kaplinski tiene una faceta política. Fue miembro del Riigikogu desde 1992 hasta 1995. Después de iniciar su andadura en el partido de centro, (Keskerakond) para continuar siendo independiente para en nuestros días pertenecer al partido socialdemócrata (SDE).

Su pensamiento crítico

Fiel a un espíritu crítico y rebelde, Kaplinski él mismo mismo nos dice que su poesía es parte de una expresión de amor por el mundo, una larga lista poética de personas y cosas que aprecia.

Esta declaración tiene ciertamente su función terapéutica, dirigida a la naturaleza y a los individuos, a la cultura y a la sociedad, al tiempo que ve la naturaleza como un todo y trata de volver a la pureza prístina del paraíso. Interesado por la mitología celta y las lenguas, los indios americanos y la filosofía y la poesía china clásica, una cuestión importante es la alusión en su poesía al budismo.

Kaplinski escribe sus obras con un estilo neutro, para lograr esa distancia con el lector se sirve de diversas mañas y técnicas tales como hacer que el personaje escriba diarios, apéndices o cuadernos a fin de lanzar sus pensamientos y hasta aquí las cuestiones formales que puedes leer en cualquier página o incluso en la wikipedia porque si te animas a leerle y en  español tenemos traducido, “El mismo río” (editorial Escalera) disfrutarás de una Bildungsroman, es decir una novela en la que en la que un joven descubre cuestiones fundamentales de la vida. En este caso se desarrolla durante durante un verano.

Desde mi punto de vista, muy personal, te diría que si bien es cierto que todo el artefacto para crear distancia con el lector funciona. También debo señalarte que conforme avanzó la novela quede atrapado por su atmósfera. Es cierto que soy un estófilo confeso, pero te invito a que lo leas y me dejes tus comentarios para ver si a ti te ocurre lo mismo.

Como buen intelectual, consciente de su papel relevante en lo cultural, Kaplinski ha contribuido a la literatura estonia escribiendo desde libros de viaje hasta cuentos infantiles. Siempre comprometido fue uno de los 40 autores que firmó la carta de protesta contra el gobierno soviético.

Te animo a que si vas a leer «El Mismo río» veas también “Nombres en Mármol”. Ten en cuenta que no narran la misma época pero te van a trasladar a esa atmósfera intelectual que se respira en Tartu y que ni siquiera la ocupación soviética pudo cercenar.

Para finalizar con Jaan Kaplinski sucede lo mismo que con Jaan Kross, el hecho de pertenecer a un literatura minoritaria y periférica como es la estonia, le perjudica al no tener acceso a los grandes mercados, lo que hace que su reconocimiento no sea el que debiera.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *