Vilsandi, el parque de las 100 islas

Brisas marinas, sonido de olas. Acabas de llegar al parque nacional de Vilsandi que comprende una gran cantidad de islas e islotes del condado de Saare. De hecho el parque se llama así por uno de los islotes.

Lo que comenzó siendo un santuario de aves, se ha transformado en un espacio natural protegido, rico tanto en vegetación marítima y terrestre, como animal.

El parque de los acantilados

pebble-beach-1650693_1280

100 islas solo para ti

Una vez aquí. te recomendamos que una vez aquí te dejes llevar, si lo haces terminaras en un sitio muy especial. Los acantilados de Panga donde los antiguos estonios hacían ofrendas al mar y hoy en día disfrutan de vistas espectaculares. Otra de las rutas quizás te lleve a los arrecifes de coral.

Si en parque nacional de Soomaa usabas el kayak entre lagos aquí lo harás en el mar, Pero no te preocupes sabemos que tras las ofrendas de los acantilados de Panga el mar estará calmado y te será propicio después de las ofrendas que la habrás hecho. Y es que el parque de Vilsandi está comprendido por más de 100 pequeñas islas que conformar un bello paraíso natural, donde se puede disfrutar de un ambiente relajado, y de una gran cantidad de especies animales y vegetales, que difícilmente se podrían encontrar en otros lugares.

465200312334-vilsandi_laiud_jpg_690x518_q100

Fauna; entre aves y focas

En el período de cría, las focas están presentes por la costa y en las pequeñas islas de este parque natural, cuidando de sus retoños y ofreciendo unas escenas de lo más singulares y atractivas.

Para disfrutar mejor del maravilloso paisaje y todos sus secretos, es recomendable visitarlo en verano, pues no llueve tanto, y la visita a las aves y los paseos por las rutas de interés son mucho más agradables. Eso sí, no hay que olvidar que la entrada a las zonas de cría de aves está limitada para los turistas, pero, aun así, las aves están presentes en todos los lugares del parque, por lo que llegar a conocer especies de todo tipo no es ningún problema.

seals-931620_1280

Una visita al parque no estaría completa sin visitar el faro del islote de Vilsandi. Construido en 1809, y con 40 metros de altura, es visible a una gran distancia. Y durante el invierno con cuando hay muchas horas de oscuridad da la bienvenida a Estonia por mar. Porque el islote de Vilsandi es uno de los puntos más occidentales del país. Durante 31 años, Mr. Artur Toom fue el propietario del faro, y fue quien constituyó la reserva de aves de los islotes de Vaika que fue el embrión del actual parque.

Faro de Visaldi

Como llegar a Vilsandi

Para llegar al parque desde Tallín, la mejor opción es ir en avión, que nos lleva al aeropuerto de Kuressaare, para después coger un autobús o coche hasta Papisaare, y finalmente, ir en barco o andando (según el nivel de agua del momento) hasta Vilsandi, donde se puede entrar de forma totalmente gratuita y el parque al igual que toda la isla es un complemento idóneo para el parque nacional de Matsalu o la ciudad de Hapsalu.

En Descubre Estonia sabemos que buscas lugares especiales y tenemos la completa certeza de que Vilsandi no te defraudará.

Te esperamos

3 comentarios en “Vilsandi, el parque de las 100 islas”

  1. Pingback: Matsalu; el sorprendente parque natural de las aves en Estonia

  2. Pingback: Kuressaare; la ciudad de la paz y la salud en Estonia - Descubre Estonia

  3. Pingback: El deporte en Estonia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *