Sopa de guisantes, rollitos de col y crema de sémola. Un menú estonio

Alrededor de una buena mesa surge la magia, compartir una comida con alguien supone que si se trata de un extraño, empieza a serlo menos y si es conocido se convertirá en amigo.

Además cocinar es una forma rápida y barata de viajar, si no aun no has podido venir a Estonia, te sugerimos que empieces probando este menú. Quien sabe, igual después de unos bocados comienzas a hablar un estonio de lo más fluido.

En Descubre Estonia nos encanta desterrar falsos mitos y uno de ellos es que en Estonia, solo se comen patatas. Como veras en el menú de hoy no hay ni un solo gramo.

¡Disfrútalo!

 Sopa de guisantes

En los días fríos del invierno esta sopa de guisantes te sentará el cuerpo será de lo mas reconfortante

Necesitaras:

  • 100 gramos de magro de cerdo
  • 1,5 litros de agua
  • 500 gramos de guisantes (la receta original dice que amarillos)
  • 1 cebolla mediana
  • Sal

La receta es muy sencilla de preparar y el solo hay que tener cuidado con el punto de los guisantes.

Un truco es tenerlos medio cocidos. En una olla grande mezcla todos los ingredientes y cocinalos durante 2 horas. Aun que pienses que todos los ingredientes se desharán no te preocupes, es lo que buscamos. Te quedará un caldo grueso, casi un puré que hará que disfrutes.

Rollos de Col

Muchos países se atribuyen la receta, pero por supuesto la mejor es la de Estonia

Es una receta laboriosa pero el resultado vale la pena. Un truco es tener las hojas de col y arroz ya cocido.

  • Necesitaras:
  • ¾ de taza de arroz de grano largo
  • 1 kg de col verde
  • 500 grs de carne picada (según gusto, nosotros le ponemos 3 partes de ternera y una de cerdo)
  • 100 gramos de cebolla
  • Sal
  • Pimienta negra

Preparación

Cuece el arroz

Coge 10 o 12 hojas grandes de la col y cuécelas 5 minutos

Cuando tengas el arroz en su punto. Haz una mezcla con el arroz, la carne, la cebolla y la pimienta.

Coge 2 o 3 cucharadas de la mezcla y rellena cada hoja de la col. La idea es que formes paquetes. Según los vayas formando pon cada paquete en una bandeja de horno. Pon unos 2 dedos de agua en la bandeja.

Cocinalos durante 30 minutos a 250 grados.

Crema de sémola

Se trata de una especie de natillas de las que te aseguramos que no podrás probar solo una cucharada.

Necesitaras:

  • 4 tazas de leche
  • ¾ de taza de sémola
  • 5 huevos separados
  • ¾ de taza de azúcar
  • 2 cucharadas de azúcar de vainilla

Preparación

Mezcla las yemas de huevo, el azúcar, y la vainilla en un cuenco hasta que tengas una crema. En otro cuenco monta las claras hasta que estén a punto de nieve. Pon agua a cocer y echa la sémola. Sabrás que esta lista cuando los granos se deshagan con una leve presión. Cuando este así deja que se enfríe un poco y mézclalo con cuidado. Añádele por encima sirope, algún jarabe o una mermelada a tu gusto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *