Un cuento de Navidad tipicamente estonio

cottage-409382_1280

El viajero perdido en la nieve

Una noche de nochebuena, en un bosque de Estonia, un viajero se perdió en una tormenta de nieve. Cuando ya se estaba sin esperanza de refugio de repente se encontró con una casa. Había luces y también una pequeña sauna. Nuestro viajero se dirigió a la cabaña esperando que le indicaran algún lugar para pasar la noche. Allí vio a un hombre anciano con barba gris y un poco de paja en el suelo. Se preguntaba si podría pasar la noche allí pues la tormenta nieve no arreciaba y tanto él cómo sus caballos se encontraban exhaustos. 

Ya se imaginaba calentándose en la sauna pues estaba aterido de frío.

El anciano le dijo antes de pasar allí la noche primero tenía que dirigirse hacia una casa que había en lo alto de una colina cercana y comprobar si todo se encontraba bien allí.

El viajero se dirigió hacia allá y vio el cuerpo sanguinolento de un caballo tendido en la puerta, del granero. En la casa el mismo encontró a todo el mundo durmiendo, se fijó en como una mariposa aleteaba entorno a la boca de un matrimonio mientras que de la boca de otro vio lo que parecía que era una serpiente. Fuera se oía una voz pidiendo auxilio.

Cuando el viajero volvió a la sauna, el viejo les dijo que podía traer su caballo y quedarse puesto que no había ladrones ni asesinos allí. Una vez había quitado al animal la montura y puesto comida y agua.

 ¿Qué has visto en lo alto de la colina? – Pregunto el Anciano

El viajero respondió que lo que había visto y oído era un caballo muerto en la entrada, una mariposa aleteando alrededor de una pareja, una serpiente saliendo de la boca de otra y alguien llamándole desde fuera.

El anciano le explico: “El caballo muerto significa que en esta noche santa se dejaron caballos abandonados en la nieve, la pareja con la mariposa revoloteando eran buena gente y vivieron protegidos por su ángel de la guarda, aquellos a los que les salía una serpiente por la boca estaban llenas de maldad y pasaron su vida en disputas y discusiones y la voz que escuchaste es la del grano que por pereza y negligencia no se aprovechó”

Después de esto el hombre se acurrucó sobre la paja y durmio. Cuando despertó ni estaba el montón de paja sobre el que se había acurrucado, ni fuego, ni sauna, ni anciano. Todo había desaparecido

El viajero preparo a su caballo y cuando lo hubo hecho se marchó por su camino.

bonfire-698646_1280

Moraleja

Aunque parece una versión de Canción de Navidad de Dickens, se trata de un cuento típicamente estonio. Su intención es hablarnos de la virtud y de los vicios. Lo mejor de la historia es que deja al viajero con la posibilidad de ver en qué punto está en su vida y de cambiarla a mejor si quiere.

Si buscas un cambio Estonia es tu destino. Aquí estaremos encantados de darte la bienvenida.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *