keila

Keila, un lugar donde respirar la paz de Estonia

Población
9.758 habitantes
Superficie
10,46 km2
Densidad de población
877 habitantes/ km2
Tº máxima
30ºC
Tº mínima
-27ºC

Keila esta situada a 25 km de Tallin y es uno de esos pequeños lugares con encanto que abunda en Estonia . Pero, la presencia de Keila como núcleo de población está documentada en tiempos remotos y ya se menciona cierta Keikal en 1241, cuando los daneses ocuparon la zona. Con la cristianización de Estonia se construyó una iglesia de madera dedicada a San Miguel, que a finales del siglo XIII se convirtió en la edificación de piedra cuyos restos aún puedes visitar.

Posteriormente, la historia de Keila atravesó tiempos azarosos. Si entre los siglos XV y XVI creció alrededor del castillo erigido por la Orden de los Hermanos Livonios de la Espada, sería destruida casi completamente por las tropas suecas en 1567 y una hambruna posterior, a comienzos del siglo XVII, acompañada por una epidemia de peste, diezmó a la mayor parte de los supervivientes.

El renacimiento de Keila se produce mucho después, cuando se convirtió en un núcleo intermedio del ferrocarril construido en 1870, enlazando las ciudades de Tallin y Paldiski.

La ciudad toma su nombre del río Keila, junto al que se aposenta, uno de los principales del país, con una longitud de 107 kilómetros. Un escenario natural único que no puedes dejar de ver es la cascada que el río forma en las proximidades del pequeño pueblo de Keila-Joa, lugar ideal para practicar el senderísmo recorriendo el cauce del río y salvando sus puentes colgantes, a lo largo del Parque de Keila-Joa. En este recorrido encontrarás la famosa escultura de los corazones del escultor estonio Mati Karmin, todo un símbolo que los recién casados locales reproducen en sus álbumes de fotos de boda.

Con 6 metros de altura y casi 70 metros de ancho esta cascada es la tercera más grande de Estonia, tras las de Narva y Jägala. La belleza de la zona es excepcional, con un acantilado que alterna la apariencia de la piedra caliza con otras capas más oscuras, semicubiertas por frondosa vegetación. Muy cerca, podrás observar los restos de la antigua mansión del Conde Alexander von Benckendorff, peculiar castillo neogótico construido por el arquitecto Andrei Stackensneider, a mediados del siglo XIX.

Además, la cascada tiene una importancia que trasciende la belleza natural, pues ya desde 1555 se sabe de la existencia de un molino de agua, catalogado actualmente como parte del patrimonio cultural. En 1928, una central hidroeléctrica empezó a convertir la fuerza del agua en electricidad, edificándose un complejo más eficiente antes de 1940.

Cuando visitas Keila lo haces busca de paisajes casi salvajes, y sin apenas presencia del hombre y atesora una enorme cantidad de lagos y ríos

Si visitas Estonia, y no quieres o no puedes desplazarte muy lejos de Tallín, una visita de de medio día hasta aquí te resultará cómoda y enriquecedora. Llegar es rápido y sencillo en coche, sal por Paldiski Mantee  y no la dejes cuando se convierta en Angerna Tee si no hay trafico llegaras en algo más de media hora. Y sí, te recomendamos que vengas en coche porque el pueblo se complementa con las cataratas y será la mejor forma de que disfrutes ambas.

Así que no lo dudes, si buscas un rinconcito de la auténtica Estonia pero no tienes tiempo para grandes rutas por el país ven a Keila.

El tiempo en Keila
Keila
Nublado
09:0215:25 EET
Sensación: 3°C
Viento: 14km/h 210°
Humedad: 97%
Presión: 992.6mbar
Índice UV: 0
SábSolLun
6/2°C
3/1°C
6/2°C
Mapa de Keila